en asapar cumplimos el
reglamento general de protección
de datos de la UE.
Puede consultarlo aquí

ASAPAR - Fisioterapia de la mano reumática


Consideraciones preliminares
Técnicas de fisioterapia en el tratamiento estructurales articulares y tendinosos
Fase aguda inflamatoria articular
Proceso inflamatorio en los tendones
Fase crónica
Etapa posquirúrgica


Consideraciones preliminares

La pérdida de la función de la mano es la que ocasiona más desequilibrios psíquicos en los pacientes, pues es imprescindible para cualquier actividad laboral y recreativa, es vehículo de expresión corporal.

Técnicas de fisioterapia en el tratamiento estructurales articulares y tendinosos

El tratamiento conservador (terapéutica médica y física) tiene como objetivos:

  • Aliviar el dolor
  • Disminuir la inflamación sinovial (con el fin de evitar la instauración de las deformidades)
  • Mantener la movilidad articular y fuerza muscular
  • Mejorar la función y la independencia personal

Antes de establecer una pauta de tratamiento es aconsejable una detallada exploración de las manos para conocer con exactitud las estructuras lesionadas. El resultado de la valoración, incluyendo la presencia de edema y el estado de la piel, van a determinar los objetivos y el tratamiento a seguir.

Fase aguda inflamatoria articular

Durante esta fase el dolor es el factor esencial. La mejor opción en estas circunstancias es el reposo absoluto en posición funcional de la mano mediante férulas, a ser utilizadas durante varias horas durante el día y la noche.

Las técnicas de crioterapia consiguen efectos de alivio inmediato; cuando ceden el dolor y la inflamación, la aplicación de calor local mediante arcilla y baños de parafina mejora el drenaje vascular, con lo que se favorece la reabsorción de la inflamación y, en consecuencia, la disminución del dolor.

En la inflamación aguda los ejercicios pueden incrementar la inflamación; de ahí la importancia del reposo mediante férulas.

En ocasiones, después de un reposo articular prolongado las articulaciones mantiene e incluso aumentan algunos grados su movilidad; otras veces, la atrofia muscular y la rigidez articular son evidentes, por lo que es recomendable una nueva valoración para poner especial atención en aquellos movimientos cuya pérdida produce una mayor incapacidad.

Las movilizaciones deben ser suaves y lentas, intentando conseguir un moderado recorrido articular.

Proceso inflamatorio en los tendones

La proliferación sinovial de la artritis no tan sólo destruye los componentes articulares sino que también afecta a los tendones. La inflamación del recubrimiento sinovial de estas estructuras ocasiona dolor cada vez que se inicia la contracción muscular. Esta impotencia funcional que se va instaurando de manera progresiva desencadenará, como consecuencia, una atrofia de la musculatura por desuso.

El reposo constituye un excelente antiinflamatorio para los tendones, por lo que el uso de férulas y de algún otro sistema de sujeción, como pueden ser las vendas autoadhesivas y la aplicación de hielo, proporciona excelentes resultados.

Otras técnicas que favorecen la reabsorción sinovial son las aplicaciones de corriente de baja frecuencia en la modalidad de baño galvánico, y la aplicación de ultrasonidos mediante técnica indirecta, utilizando el agua como medio transmisor uniforme.

Fase crónica

Para el paciente reumático es importante conocer los gestos que contribuyen a empeorar la situación de sus manos;por ello es imprescindible su educación en el concepto de "economía articular".

Sin duda, en esta etapa resulta más importante y de mayor eficacia dedicar todo el tiempo posible a realizar un balance de las actividades de la vida diaria y laboral, analizando cómo se llevan a término y de qué forma o con que ayudas técnicas pueden ser efectuadas con el menor esfuerzo. podríamos afirmar que la economía articular tiene como fin facilitar el movimiento haciéndolo más confortable, prevenir y retardar la aparición de deformidades, y reemplazar unos movimientos por otros menos lesivos. Los anillos correctores son a menudo una solución estética para las deformidades de los dedos.

Etapa posquirúrgica

Reabsorción del edema: Inmediatamente después de la intervención es fundamental mantener la mano en posición elevada por encima de la axila mediante soporte o almohadas, y a cada 2 ó 3 horas descansar en posición horizontal por 5 minutos a fin de evitar trastornos vasculares.

Evitar rigideces en las articulaciones vecinas: a las 24-48 de la intervención, se iniciarán movilizaciones activoasistidas de hombro y codo para evitar rigideces articulares y dolores aditivos de las articulaciones vecinas; estas movilizaciones serán pocas y varias veces al día. La aplicación de hielo en toda la extremidad, además de su acción antiálgica, favorece la reabsorción del edema. Los objetivos esenciales posquirúrgicos son los cuidados especiales de la cicatriz, evitar el dolor y movilizar adecuadamente.

Atención a la piel y a la cicatriz quirúrgica: Habitualmente es necesario mantener la piel elástica mediante el uso de alguna crema hidratante.

La cicatriz quirúrgica se infecta con relativa facilidad, por lo que es preciso mantenerla limpia con lavados de la zona empleando algún jabón antiséptico suave, y eliminar en lo posible costras.

Evitar el dolor. Terapéutica antiálgica y masaje: Una articulación que duele es una articulación que sufre y se convierte siempre en una articulación rígida, por lo que la aplicación de una terapéutica física adecuada y la manipulación suave y superficial de los tejidos de la mano mediante masaje, previamente a la movilización, contribuirán sin lugar a dudas a minimizar el dolor durante las movilizaciones.

Movilizar adecuadamente: La movilización precoz es necesaria prácticamente en todas las intervenciones de la mano si se quiere evitar la formación de adherencias y que el proceso cicatricial actúe como factor limitante del movimiento.

La movilización activa es la más efectiva para conseguir mejores resultados en cuanto a activación de la circulación sanguínea y trofismo muscular, pero durante los primeros días las movilizaciones deben ser asistidas por el fisioterapeuta, ya que interésa dirigir el movimiento en la dirección adecuada.

Utilización de férulas: Las férulas dinámicas proporcionan soporte y estabilidad, pero además facilitan el trabajo de las estructuras musculotendinosas que interésa ejercitar y reequilibrar. Son un instrumento complementario al programa de ejercicios preacordado con el fisioterapeuta, y permiten al paciente efectuar correctamente los ejercicios en su domicilio sin temor a realizar maniobras inadecuadas.

Postoperatorio en la cirugía de los tendones: En la cirugía de los tendones, la formación de adherencias supone una grave complicación. Así pues, cuanto antes se inicien las movilizaciones de los tendones intervenidos menor será el riesgo de adherencias.

La aplicación de ultrasonidos resulta esencial en el tratamiento posquirúrgico de los tendones, ya que uno de los efectos biofísicos es el de liberar adherencias.

Las férulas dinámicas son útiles también en este caso después de la intervención quirúrgica, ya que permiten realizar movilizaciones y ejercicios activos, variando la amplitud articular y la resistencia.

Fase de recuperación funcional: Una vez transcurrido el periodo posquirúrgico agudo, el paciente se enfrenta a unos cuantos meses de readaptación de sus estructuras tendinosas y/o articulares reconstruidas, mediante sesiones de fisioterapia supervisadas y un amplio y bien detallado programa de ejercicios y pautas diversas específicos para cada paciente que debe llevar a término en su domicilio.

Este tratamiento doméstico por supuesto incluirá las normas para la correcta aplicación de parafina u otro sistema de calor por conducción, o bien en algunos casos de frío como sistema antiálgico más efectivo, así como diferentes modalidades de actividades para ejercitar la fuerza y el movimiento; así mismo, es realmente importante establecer periodos de tiempo de actividad alternados con otros de reposo absoluto que oscilarán entre minutos y horas.

En esta etapa de recuperación funcional, la utilización global de la mano y la adaptación a las actividades de la vida diaria serán el objetivo esencial.


ASAPAR está en Youtube
ASAPAR está en Facebook
ASAPAR está en Instagram
acceder a los 
podcasts de asapar